El SAT de México prepara una importante evolución de su esquema de factura electrónica CFDI

El SAT de México prepara una importante evolución de su esquema de factura electrónica CFDI

15/11/2016

El SAT (Servicio de Administración Tributaria) mexicano actualizará el esquema CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet) a la versión 3.3 durante 2017, aunque es de esperar que el modelo actual y la nueva versión convivan durante un tiempo para facilitar la adopción del nuevo formato por los millones de contribuyentes mexicanos que actualmente emiten factura electrónica.




El Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México empezó a trabajar en la definición de la versión 3.3 del esquema CFDI en el año 2015. Esta nueva versión supondrá importantes modificaciones en el formato de la factura electrónica mexicana a partir de 2017, año en el que se prevé su puesta en funcionamiento. Se espera, no obstante, que la versión actual CFDI 3.2 conviva durante algún tiempo con el nuevo formato para facilitar la adaptación al nuevo esquema.

La Autoridad Tributaria Mexicana aspira con estos cambios a mejorar la experiencia de uso de la factura electrónica y a corregir algunas de las ineficiencias que se han ido detectando desde que arrancara el proyecto CFDI. Una de estas “ineficiencias” es la falta de uniformidad en algunos campos que dan lugar a interpretaciones particulares de los datos, así como algunas validaciones poco precisas de determinados aspectos del comprobante fiscal digital – CFDI.


Avanzando hacia la versión CFDI 3.3

Con independencia de la publicación de la versión definitiva del CFDI 3.3, el SAT ha anticipado ya importantes modificaciones que ya han sido incluidas en la versión esquema 3.2. Este es el caso del “catálogo de formas de pago”, de uso obligatorio desde el pasado mes de julio para evitar errores de interpretación en este campo del CFDI.

Se han hecho igualmente avances en lo relativo a la modernización y control fiscal de las exportaciones a través del “Complemento de Comercio Exterior” para CFDI, de aplicación obligatoria a partir de enero de 2017. Otro de los campos adicionales que se implementó este año fue el Complemento INE para CFDI, obligatorio desde el pasado 1 de mayo para todas las facturas emitidas a favor de partidos políticos y asociaciones civiles de México.

Independientemente de estos avances, el CFDI 3.3 contempla numerosos cambios entre los que destacan:

  • Aplicación de nuevas reglas de validación sobre los datos.
  • Identificación automática de cuántos tipos de régimen se asocian a un contribuyente.
  • Captura única del código postal del emisor y registro automático de la fecha.
  • Comprobación por el PAC (Proveedor Autorizado de Certificación) de la existencia del RFC (Registro Federal de Contribuyentes), y verificación contra la base de datos del SAT. En el caso de que no exista, la factura no será certificada y carecerá de validez fiscal.
  • Homologación del procedimiento para el cálculo del importe y redondeo.
  • Mecanismos de validación semántica y sintáctica sobre los impuestos.
  • Empleo de hasta 23 catálogos internacionales para acotar la información de determinados campos, siguiendo el ejemplo de la modificación aplicada sobre los métodos de pago.
  • La información existente se integrará con el proceso de facturación, de modo que en la presentación de las declaraciones la información de algunos campos se tomará de los datos con los que ya cuente el SAT y el PAC.
  • EL CFDI de nómina y el comprobante de pago pasarán a ser documentos diferenciados de la factura.

Beneficios de la actualización

El SAT está desarrollando el nuevo esquema de factura electrónica en colaboración con algunos de los principales PAC’s de México como EDICOM, que aportan su visión y experiencia para simplificar el cumplimiento fiscal. Como en anteriores actualizaciones, el objetivo es continuar avanzando en el CFDI e impulsar medidas de paperless que fomenten la adopción de una gestión 100% electrónica en las relaciones de los contribuyentes con la administración tributaria.

Los nuevos sistemas de validación, minimizarán el control sobre las inconsistencias en los datos o sobre los cálculos de los importes. El catálogo de opciones sobre el que se basará la información reportada en algunos campos, evitará interpretaciones erróneas de la información contenida en estos, y facilitará la integración de estos documentos en los sistemas internos de gestión.

Estas ventajas, también facilitarán la gestión por las autoridades tributarias, que verán como sus tareas de control se simplifican permitiendo la realización de auditorías electrónicas más rápidas y eficaces.

e-Invoicing Platform

Una única solución que permite emitir factura electrónica en cualquier país del mundo

Consulta las últimas noticias en...