El estado de la facturación electrónica en el mundo

El estado de la facturación electrónica en el mundo

05/06/2017

La consultora Billentis ha publicado una nueva edición del informe anual “E-Invoicing / E-Billing” que recoge el estado de la facturación electrónica en el mundo. Como viene ocurriendo desde hace años, en 2017 esta tecnología volverá a aumentar, previsiblemente entre un 10% y un 20%. En total, el volumen global de facturas electrónicas alcanzará los 36 billones. Sin embargo, todavía hay mucho potencial de crecimiento por delante.

Hoy en día, el 90% de estos documentos se gestionan en papel, aunque según el informe de Billentis, esto podría cambiar en un futuro cercano. En 2025, se espera que la factura electrónica ya sea el modelo dominante en todo el mundo. Además, a ella se añadirán otros documentos fiscales, como ya empieza a ocurrir en muchos países. Esto se debe, por un lado, a la imparable transformación digital, pero por otro a la reducción de los costes que se estima entre un 8% y un 39% en comparación con las facturas en papel.

Estas son las cifras generales del informe de Billentis, pero la evolución de esta tecnología es muy desigual en los diferentes países. ¿En qué estado se encuentra la facturación electrónica en cada zona?

La factura electrónica en Latinoamérica

Sin lugar a dudas, Latinoamérica es la región más avanzada en la implantación de la factura electrónica. Allí, este sistema se ha convertido en una herramienta para mejorar el control fiscal y mitigar las altas tasas de evasión.

Los pioneros en el uso de la factura electrónica fueron Chile, México y Brasil. En estos países, el modelo se ha masificado y ahora comienza a avanzarse en otros procesos de cumplimiento fiscal, como la contabilidad electrónica. El objetivo es facilitar estas tareas a los contribuyentes y reducir los costos económicos.

Argentina es otro de los Estados a la cabeza. Desde 2016, todos los sectores económicos están obligados a emplear la factura electrónica en sus relaciones comerciales. En Perú, las tasas de adopción son también muy altas, aunque hasta ahora el 85% de los emisores electrónicos se han incorporado al sistema voluntariamente. En cualquier caso, el país tiene previsto el uso obligatorio para todos los contribuyentes en 2018.

En el lado de los menos desarrollados, encontraríamos a Colombia. Hasta ahora, este modelo ha tenido una aceptación baja. No obstante, la DIAN ha puesto en marcha un proyecto de adopción progresiva con un nuevo modelo de facturación electrónica. En 2019, todas las empresas colombianas deberán utilizar este sistema.

--> Descarga el libro de la factura electrónica en Latinoamérica para conocer más detalles sobre la implementación de esta tecnología en cada país.

La factura electrónica en Europa

En los últimos años, Europa ha experimentado un notable crecimiento de la factura electrónica, especialmente en el ámbito B2G. El Sector Público actúa como un motor a la hora de impulsar el salto al paperless.

Dinamarca fue el primer país que obligó al uso de la factura electrónica B2G ya en 2005. Desde entonces, han seguido este ejemplo muchos otros países como Austria, Finlandia, Italia, Noruega, Eslovenia, España, Suiza o Francia. También comienza a fomentarse la factura electrónica B2B mediante incentivos fiscales o con la obligación de las declaraciones electrónicas de IVA, cada vez más frecuentes.

En estos momentos, tal y como indica el informe de Billentis, el principal problema es la atomización. Se calcula que hay más de 40 legislaciones respecto al uso de la factura electrónica en Europa, algo que dificulta la interoperabilidad entre las distintas regiones. Para solventar el problema, a finales de 2018, la Unión Europea obliga a todos los organismos públicos de los Estados miembros a adaptarse a la factura electrónica en un estándar común europeo.

La factura electrónica en Norteamérica

En Norteamérica, la facturación electrónica se concibe de una forma diferente a Europa y Latinoamérica. En este región, el principal objetivo de las empresas a la hora de implementar esta tecnología en el ámbito B2B / B2G es la optimización y la automatización de los procesos de trabajo.

Actualmente, Billentis calcula que dos tercios de las compañías de Estados Unidos envían sus facturas en PDF a través del e-mail. No obstante, solo un 20% emite facturas electrónicas estructuradas mediante EDI. Una de las razones de esta baja tasa es que el país no cuenta con un sistema de IVA, por lo que el tratamiento que se realiza de estos documentos es como el de cualquier otra transacción comercial.

Aun así, la Administración Federal se ha propuesta impulsar esta tecnología, tras comprobar en un proyecto piloto las ventajas que puede suponer para los organismos públicos y privados. En 2018, la facturación electrónica deberá utilizarse en todos los entes del Sector Público.

La factura electrónica en Asia y Pacífico

En estas zonas, la factura electrónica está todavía en desarrollo. Los principales impulsores del cambio están siendo el Sector Público, la industria retail y la del transporte, principalmente en Estados como Singapur, Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur.

Además, la elevada evasión fiscal ha llevado a las Administraciones Tributarias de algunos países a tomar medidas y exigir la facturación electrónica como método de control siguiendo el ejemplo de Latinoamérica. Entre ellos, se encuentran China e Indonesia. Este último anunció en julio de 2016 que obligará a casi todos los contribuyentes a utilizar la factura electrónica en aquellas sujetas a IVA.

También Rusia está progresando en la expansión de esta tecnología. Aunque ha comenzado a utilizarse recientemente, el desarrollo es rápido y se espera que el volumen de facturas electrónicas sea 2 o 3 veces mayor en 2017 que en 2016.

Otro de los protagonistas del año es Turquía. Allí se ha impuesto un sistema de adopción de la factura electrónica, que suma a nuevos sectores y contribuyentes progresivamente. En 2017, está previsto que se incorporen al sistema unos 100.000 obligados más.

Por su parte, Australia y Nueva Zelanda presentan un contexto muy similar al asiático. El comercio electrónico y la transformación digital van asentándose entre las empresas del país, que empiezan a utilizar las transacciones electrónicas B2B, sobre todo en el ámbito de la industria sanitaria. Sin embargo, la mayoría de las facturas se intercambian en papel o PDF vía e-mail.

La factura electrónica en África

Sudáfrica es el único país de esta región que cuenta con un sistema desarrollado de facturación electrónica. En 2012, el país actualizó el marco regulatorio para impulsar esta tecnología entre las empresas.

En el resto de África, el empleo de la facturación electrónica es residual, aunque algunos países como Marruecos y el Magreb están empezando a crecer tímidamente en este sistema.

e-Invoicing Platform

Una única solución que permite emitir factura electrónica en cualquier país del mundo

Consulta las últimas noticias en...