Compliant eInvoicing in USA

Compliant eInvoicing in USA

15/11/2016

La adopción de la factura electrónica en Estados Unidos como documento con atribuciones fiscales es muy baja, si bien se espera un importante crecimiento en los próximos dos años por el impulso que el gobierno podría dar para su adopción en las relaciones con la administración pública.




La factura electrónica como instrumento fiscal está ampliamente extendida en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica y en Europa, donde se van dando pasos decididos para avanzar en su uso de forma obligatoria en las relaciones con la administración pública.

En Estados Unidos hasta el momento no se ha dado ninguna iniciativa en este sentido, motivado en gran medida por la percepción que la sociedad norteamericana tiene de este tipo de transacciones, y la tradición no intervencionista por el sector público norteamericano en la actividad económica.

Aproximadamente 2 tercios de las empresas estadounidenses envían facturas en PDF a través de su e-mail, pero menos de un 20% emplea tecnología para la transferencia de datos como el EDI, o aplica procesos de encriptación de los datos como la firma electrónica (datos extraídos del informe sobre el estado de la factura electrónica en el mundo publicado por Billentis). Si a esto añadimos la poca implantación de procesos de gestión 100% digitalizados, y los bajos presupuestos destinados a la adopción de tecnologías en este sentido, entenderemos porque la mayor economía planeta está a la cola en el uso de factura electrónica.


Un nuevo horizonte

A pesar de todo, los últimos estudios y encuestas que se han elaborado en el mercado estadounidenses confirman un mayor interés por la adopción de la factura electrónica. No en vano, se prevé un crecimiento en el número de empresas usuarias de estos sistemas de más de un 20%. El origen de este fuerte incremento estaría en el anuncio de la Office of Management and Budget (OMB), por el que se obligará a los proveedores del Sector Público a emitir factura electrónica a partir de 2018. Una medida con la que el organismo pretende incrementar el ahorro y la eficiencia, tanto en las Administraciones como en las empresas.

Se espera además que esta medida suponga un aliciente para fomentar el uso de la factura electrónica en el ámbito privado estadounidense. De hecho, son cada vez más las multinacionales estadounidenses obligadas a adoptar este sistema facturación para cumplir con las especificaciones de clientes y autoridades tributarias de los distintos mercados en los que operan (especialmente Latinoamérica). Una situación contradictoria, pues muchas empresas norteamericanas se ven en la necesidad de implementar avanzados sistemas de facturación electrónica B2B2G en sus filiales latinoamericanas, mientras que, en su mercado local, sigue siendo un sistema desconocido.

En México, Brasil y Chile, la factura electrónica es obligatoria, a lo que hay que añadir que prácticamente todos los demás países latinoamericanos están exigiendo su uso progresivamente. En Europa, países como España, Portugal, Italia o Francia, han establecido la obligatoriedad en el ámbito B2G, y en 2018 se deberán adherirse a este sistema el 100% de los países de la unión en sus relaciones con la administración pública.


Una única solución para todos los países

Con la factura electrónica extendiéndose en todos los continentes, el principal obstáculo para las multinacionales es la adaptación a cada mercado. Cada país establece sus propios requerimientos, por lo que es vital contar con soluciones avanzadas como la plataforma de Facturación Electrónica Internacional de EDICOM, que se adapta de forma transparente a las particularidades de cada sistema de “compliant eInvoicing”.

e-Invoicing Platform

Una única solución que permite emitir factura electrónica en cualquier país del mundo

Consulta las últimas noticias en...

Recursos

La Factura Electrónica con la Administración Pública en Francia
Conoce el proyecto de desmaterialización fiscal del sector público en Francia.