2018: el año de la facturación electrónica en la Unión Europea

2018: el año de la facturación electrónica en la Unión Europea

21/07/2016

En un horizonte de dos años (2018), la factura electrónica se habrá masificado en toda la Unión Europea. Ese es el objetivo de la Directiva 2014/55/UE, que exige a los Estados miembros el uso obligatorio de esta tecnología en los procesos de contratación pública a partir de noviembre de 2018. Una norma que entre otros objetivos, pretende facilitar las relaciones comerciales transfronterizos con la creación de un estándar común que sea interoperable.

A lo largo de 2016, está previsto que se intercambien en todo el mundo unos 30 billones de facturas electrónicas, según los datos del último informe de Billentis. De ellos, 8 billones corresponderán a Europa y, la mayoría (5 billones) se emitirán en las relaciones entre las empresas y el Sector Público. Y es que, aunque todavía faltan dos años para que esta regulación y con ella la nueva norma, sea haga realidad, muchos países del entorno europeo ya han establecido su uso en el ámbito B2G.

 

La falta de una norma común

España, Italia, Portugal o Francia son algunos de los Estados que ya han legislado acerca de la facturación electrónica. En cada uno de ellos las características técnicas y los requerimientos obligatorios acerca de esta tecnología tienen aspectos diferenciales. Es más, en algunos casos existen incluso diversas normas a nivel regional. El problema es que, tal y como señala la Directiva 2014/55/UE, “ninguna prevalece y la mayoría carece de interoperabilidad entre sí”.

Esa multiplicidad de estándares, que va en aumento con el paso del tiempo, puede generar en algunas ocasiones complejidades en las relaciones comerciales internacionales. Esta problemática fue una de las razones que llevó al Parlamento y al Consejo Europeo a aprobar la Directiva 2014/55/UE. En ella, se señala que el Comité Europeo de Normalización (CEN) deberá crear un estándar europeo que se publicará, como muy tarde, el 27 de mayo de 2017.

 

¿Cuáles son las características de la norma europea de facturación electrónica?

En estos momentos, el CEN todavía trabaja en la elaboración de este nuevo estándar, que no se ha hecho público. Sin embargo, la Directiva sí señala siete aspectos básicos que deberá cumplir la norma. Son los siguientes:

  • Ser tecnológicamente neutra.
  • Ser compatible con los estándares internacionales de facturación electrónica.
  • Tener en cuenta la protección de los datos personales de acuerdo a la normativa europea al respecto.
  • Mantener la coherencia con las disposiciones pertinentes de la Directiva 2006/112/CE.
  • Permitir el establecimiento de sistemas de facturación electrónica prácticos, fáciles de utilizar, flexibles y rentables.
  • Tener en cuenta las necesidades especiales de las pymes, los poderes adjudicadores subcentrales y las entidades adjudicadoras.
  • Poder utilizarse también en las transacciones comerciales entre empresas.

 

La adopción de la Directica 2014/55/UE

Los Estados miembros deben implantar la factura electrónica europea entre el Sector Público y sus proveedores antes del 27 de noviembre de 2018. No obstante, en algunos casos será posible aplazar la aplicación en las entidades subcentrales y adjudicadores hasta 30 meses después de la publicación de la norma europea, prevista para mayo de 2017.

Una vez que la factura electrónica se haya masificado en toda la Unión Europea, se espera un ahorro económico que podría alcanzar 2.3 billones de euros.

e-Invoicing Platform

Una única solución que permite emitir factura electrónica en cualquier país del mundo

Consulta las últimas noticias en...

Recursos

La Factura Electrónica con la Administración Pública en Francia
Conoce el proyecto de desmaterialización fiscal del sector público en Francia.