2018: El año clave la facturación electrónica en la Unión Europea

2018: El año clave la facturación electrónica en la Unión Europea

15/11/2016

La Directiva 2014/55/UE regula los aspectos relacionados con la facturación electrónica en el sistema de contratación público. La norma pone el foco en el desarrollo de un estándar europeo que garantice la “interoperabilidad semántica” de todas las facturas emitidas en la unión.




2018 es el año de la factura electrónica en la Unión Europea. Se espera que, para entonces, la factura electrónica se haya masificado conforme al objetivo de la Directiva 2014/55/UE, por la que se obliga a los países de la unión al uso de estos documentos electrónicos en los procesos de contratación pública desde noviembre de 2018. Esta iniciativa facilitará las relaciones comerciales transfronterizas con la creación de un estándar común interoperable.

De los 30 billones de facturas electrónicas que según el último informe de Billentis se intercambiarán en 2016, 8 billones se tramitarán en Europa, siendo en su mayoría (5 billones) intercambios entre las empresas y el Sector Público. Aunque todavía falta algo de tiempo para que esta sea de obligado cumplimiento, algunos países ya han establecido el uso de la factura electrónica en el ámbito B2G.


La falta de una norma común

España, Italia, Portugal o Francia cuentan ya con legislación sobre factura electrónica B2G. Cada país ha definido un modelo con características técnicas y requerimientos diferentes, llegando en algún caso a existir incluso particularidades regionales dentro de un mismo país. El problema es que, tal y como señala la Directiva 2014/55/UE, “ninguna prevalece y la mayoría carece de interoperabilidad entre sí”.

Esa multiplicidad de estándares, puede ocasionar dificultades en el mantenimiento de relaciones comerciales internacionales. Por esta razón, el Parlamento y el Consejo Europeo tomaron la decisión de emitir la Directiva 2014/55/UE, en la que se señala que el Comité Europeo de Normalización (CEN) deberá crear un estándar europeo con fecha límite 27 de mayo de 2017.


La norma europea sobre factura electrónica

EL CEN aún no ha hecho pública ninguna información sobre los avances de este estándar. Sin embargo, la Directiva destaca siete aspectos básicos a cumplir por la norma:

  • Debe ser tecnológicamente neutra.
  • Habrá de ser compatible con los estándares internacionales de facturación electrónica.
  • Vigilará la protección de los datos personales de acuerdo a la normativa europea al respecto.
  • Será coherente con las disposiciones pertinentes de la Directiva 2006/112/CE.
  • Fomentará la adopción de sistemas facturación electrónica prácticos, fáciles de utilizar, flexibles y rentables.
  • Tendrá en cuenta las necesidades especiales de las pymes, los poderes adjudicadores subcentrales y las entidades adjudicadoras.
  • Se podrá utilizar en las transacciones comerciales entre empresas.

La adopción de la Directica 2014/55/UE

Los miembros de la Unión Europea deberán trasponer la directiva europea a su legislación nacional y adoptar la factura electrónica en las relaciones comerciales con el sector público, antes del 27 de noviembre de 2018.

En algunos casos será posible aplazar la aplicación en las entidades subcentrales y adjudicadores hasta 30 meses después de la publicación de la norma europea, prevista para mayo de 2017.

Una vez masificado el uso de la factura B2G en la Unión Europea, se esperan ahorros económicos que podría alcanzar 2.3 billones de euros.

e-Invoicing Platform

Una única solución que permite emitir factura electrónica en cualquier país del mundo

Consulta las últimas noticias en...

Recursos

La Factura Electrónica con la Administración Pública en Francia
Conoce el proyecto de desmaterialización fiscal del sector público en Francia.